San Martín: Niños y niñas ambientalistas de Barranquita presentan iniciativas sobre la basura a su alcalde

Con el convencimiento de que “los cambios que queremos no se hacen murmurando ni mirando, sino haciendo”, el grupo brindó sus propuestas y pidió mayor apoyo para sensibilizar a las familias sobre la importancia del reciclaje y tratamiento de residuos orgánicos.

Imagen final del encuentro, sostenido el último 26 de marzo. Foto: Cedida

Por: CAAAP y Pastoral de la Tierra de Yurimaguas

6:30 | 9 de abril de 2021.- Barranquita es uno de los once distritos que conforman la provincia de Lamas, en la región San Martín. A pesar de su escasa población, apenas unos miles de habitantes, las problemáticas ecológicas no difieren de las que se hallan en otros puntos de nuestra Amazonía. La contaminación y el exceso de basura, que daña los ecosistemas, están entre ellas. Pero allí, en Barranquita, un grupo de niños y niñas permiten mirar al futuro con esperanza. Se autodenominan como los niños y niñas ambientalistas de Barranquita y este próximo 12 de abril estarán de aniversario, pues el grupo se inició nueve años atrás, en el 2012. Entre el trabajo de sensibilización que vienen impulsando convocaron recientemente a su alcalde, John Villanueva Castillo, y otras autoridades distritales para hacerles llegar no solo su preocupación por lo que está a la vista de todos, sino las propuestas y el ingenio con el que sugieren revertir la situación en búsqueda de un distrito más limpio, sano y ordenado.

Acompaña este camino la parroquia de Barranquita y, más en concreto, la misionera Lucero Guillén, coordinadora de la Pastoral de la Tierra de Yurimaguas. “Esta reunión fue el lunes 26 de marzo y estuvo la directiva del grupo de niños y niñas ambientalistas y algunos más, que habían decidido presentarle propuestas que ya vienen trabajando para reducir la basura, que no es basura, sino residuos que se pueden transformar con creatividad y mucha buena voluntad”, relata Guillén en sus redes, “mostraron sus ecoladrillos que están hechos de botellas plásticas pero rellenadas con residuos plásticos, tejidos de bolsas plásticas que son muy resistentes y se pueden hacer carteras, monederos, bolsos; y también cortinas que con mucho ingenio se hacen de mucho colorido para «hermosear» la casa”.

En su narración la misionera del Vicariato Apostólico de Yurimaguas comenta que los niños y niñas expresaron al alcalde la preocupación por los puntos de basura y desagües existentes en diferentes lugares y que no es bueno para el ornato ni mucho menos para la salud de la población. “También mostraron su interés en el proyecto de manejo de residuos orgánicos de la COPANA, y dijeron que apoyarán con la sensibilización a la comunidad para que sea un pueblo bonito”, indica Guillén. Los pequeños y pequeñas contaron al burgomaestre cómo, en sus casas, transforman la basura orgánica en abono. “Ojalá muy pronto todas las familias lo hagan”, le dijeron.

El alcalde mostró mucho interés en la exposición de las niñas, quienes se comprometieron a incidir en la sensibilización de la población. Foto: Cedida

Por su parte el alcalde no solo agradeció la reunión, sino que también se comprometió a prestar más atención a las problemáticas medioambientales y dispuso que el responsable de la Gerencia de Servicio a la Comunidad apoye a la Cooperativa Nuevo Amanecer en la implementación inmediata de un proyecto presentado tiempo atrás sobre el manejo de basura orgánica. “Fue una experiencia muy grata para este grupo de niñas ambientalistas, que no solo presentan quejas sino propuestas y consideran que tienen la capacidad de apoyar iniciativas. Las autoridades presentes felicitaron esta reunión por la capacidad de resolución a problemas tan tremendos y que los niños con cosas simples van mostrando salidas”, concluye Guillén.

Cabe mencionar que, en Barranquita, la Cooperativa Nuevo Amanecer, cuyo gerente actual es el William del Castillo, promovió en época pre-electoral un acuerdo de gobernabilidad entre cuyos puntos estaba el tratamiento de la basura orgánica en abono. Existe un grupo humano que, con el apoyo logístico de la Municipalidad, quiere y desea asumir esta función y existe, además, un grupo de niños y niñas con altos niveles de conciencia e ilusión dispuestos a hacer lo que mejor saben: sensibilizar a sus vecinos por un Barranquita mejor. Articularse a base de compromiso y voluntad es el camino para que este pequeño distrito de San Martín se convierta pronto en un ejemplo más que nos permita mirar el futuro de la Amazonía con ilusión y esperanza.

Artículos relacionados

Casos confirmados de COVID-19 en la Amazonía Peruana

https://www.caaap.org.pe/2020/COVID19/Agosto/Actualizacion-covid19--02-agosto.jpg

Ud. es el visitante N°

Facebook

Correo institucional CAAAP

Pin It on Pinterest