Servicios básicos: una deuda de dignidad y de derechos en la Amazonía

“En una sociedad mundial donde hay tantas inequidades y cada vez son más las personas descartables, privadas de Derechos Humanos básicos, el principio del bien común se convierte en básico” (Laudato Si, 158);

Protestas en Nauta durante estos últimos días. Foto: Rita Muñoz (Radio Ucamara)

Por: Radio Ucamara

14:30 | 06 de abril de 2021.- Nauta está a oscuras. Desde la medianoche del 5 de abril, la gente está movilizada exigiendo sus derechos. Ya son tres semanas que no hay energía eléctrica. Tres semanas en las que a más de 40.000 peruanos se les ha negado el acceso a este derecho humano. Pero no es una novedad, en la Amazonía es “normal” que no existan adecuados servicios básicos. En momentos como estos, las palabras del Apu achuar Emerson Mucushua retratan el sentir de quienes habitamos esta región: “El Estado nos desprecia”.

Nauta es la capital de la provincia de Loreto, ubicada en el corazón de la selva peruana, bañada por el río Marañón. La mayoría de su población se dedica a la pesca, la agricultura y al comercio informal. Alberga a los pueblos kukama, urarina, achuar y kichwa. Es un puerto importante para el intercambio entre San Martín, Amazonas e Iquitos.

Foto: Rita Muñoz (Radio Ucamara)

La selva peruana se enfrenta a tantas pandemias. Lidiar con un Estado indiferente, que en medio de la mayor crisis que se vive en mucho tiempo, ha abandonado descaradamente sus responsabilidades, es una de las más fuertes.

“Llevamos meses con cortes, y estas últimas semanas, sin energía eléctrica, nos quitan la luz y nos cobran excesivo.  Los aparatos de las casas se queman. Yo veo el caso de mi vecino, sus hijos no pueden estudiar, porque no hay luz”, comenta Francisco Yaicate, poblador que acompaña las marchas.

Esta crisis no es nueva, el mismo Estado ha obligado a que la gente de las comunidades migre a las ciudades en busca de mejores condiciones de educación, de salud y acceso a recursos económicos.  Ya al finalizar los 90 se advertía de que Nauta necesita contar con un generador eléctrico para una población de 50.000 habitantes. Nauta sigue creciendo. La crisis por el COVID19, obligará a más gente a salir o a volver.

Las denuncias contra la empresa Electro Oriente tienen historia. La gente se ha quejado por el pésimo servicio, versus los pagos exagerados: en la región Loreto, se paga la energía más cara del país.  En la memoria más reciente, cortes permanentes desde el 2018 hasta llegar al 2020, con cortes prolongados sin explicación. Para una economía ya empobrecida, una situación como esta, es una herida de muerte.  Las vendedoras de los mercados, las familias que viven de ventas diarias han perdido sus ingresos por la falta de energía, los negocios medianos que dinamizan la economía, que generan empleos, los comerciantes de productos de primera necesidad, los dueños de negocios pequeños y medianos, toda clase de emprendimientos se han visto afectados.

Los impactos son terribles, toda la economía se deprime aún más. En Nauta, como en muchas ciudades de la Amazonía, no tenemos agua potable, los sistemas de salud y de educación son lamentables, ahora tampoco tenemos energía eléctrica.  “Los servicios públicos de suministro (agua, electricidad y gas) son esenciales y desempeñan un papel fundamental en el desarrollo económico y social, condición que se requiere para la erradicación de la pobreza.” Como reconoce la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el acceso a la energía eléctrica está contemplado dentro de los Derechos Económicos y Sociales reconocidos y exigidos en los tratados internacionales.

“Electro Oriente está callada. Las autoridades ni dan la cara.  La única información que ha recibido la población en un comunicado es que dos máquinas se quemaron por un trueno ocasionado por una fuerte lluvia. Pero lo cierto es que esas máquinas son viejas y llevan mucho tiempo cambiando piezas” informa Marilez Tello, comunicadora nautina.  ¿Cómo es posible, que, pagando la energía más cara del Perú, se tengan solo máquinas viejas que ocasionan estas crisis?

La gente está cansada.  El día de ayer hemos vivido una jornada violenta, porque hartos de esta situación salimos a las calles. Una vez más, la policía ha llegado para defender a la empresa. ¿Quién le exige que cumpla con sus responsabilidades? No les pedimos una concesión, estamos pagando por un servicio deplorable. ¿Dónde está el gobierno regional, para cumplir con el presupuesto ofrecido para el proyecto de energía eléctrica entre Nauta e Iquitos?

Es hora de pensar en serio, en otras formas de generar energía, sostenibles y adecuadas para nuestro entorno y a la altura de la vida digna que exigimos y que merecemos.

Los nautinos y nautinas seguiremos en pie de lucha exigiendo la solución del problema y la presencia del ministro de Energía y Minas y que la empresa Electro Oriente dé la cara.

El Perú es grande, más grande que los escritorios de los ministerios. En el Perú, la gente está muriéndose de hambre. A la Amazonía le exprimen sus venas, quieren sacar hasta la última gota de lo que existe en nuestro territorio. De la Amazonía salen muchos de los recursos con los que se mantiene este país. Pero a nosotros, sus pobladores, hijos de este país, nos dan la espalda.

Alumbrados con estas velas, seguiremos exigiendo nuestros derechos, hasta que la dignidad se haga costumbre.

Por: Daniela Andrade, Marilez Tello

Fotos: Rita Muñoz, Carlos Huaycama

Videos: Maritza Rodríguez, Carlos Huaycama

RADIO UCAMARA

Artículos relacionados

«Nuestra vida es el río»

«Nuestra vida es el río»

Por: Verónica Shibuya. Abogada y Coordinadora del CAAAP-Iquitos 18:00| 27 de octubre de 2020.- Hace seis años, cuando se rumoreaba que algo atroz le sucedería a los ríos, no comprendía por qué la alarma en las comunidades indígenas; tiempo después de caminar con parte...

leer más

Casos confirmados de COVID-19 en la Amazonía Peruana

https://www.caaap.org.pe/2020/COVID19/Agosto/Actualizacion-covid19--02-agosto.jpg

Ud. es el visitante N°

Facebook

Correo institucional CAAAP

Pin It on Pinterest