“Nosotras no debemos depender del marido para salir adelante”

Afirman las socias de Apanosan, primera organización de mujeres indígenas del Vraem

Gladys Chimanga en pleno proceso de cultivo y cosecha del cacao en el Vraem.

Gladys Chimanga en pleno proceso de cultivo y cosecha del cacao en el Vraem.

La Asociación de Productores Agropecuarios de San Antonio de Sonomoro (Apanosan), que funciona en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), no solo reúne a los productores cacaoteros de la comunidad nativa Nomatsigüenga San Antonio de Sonomoro, del distrito de Pangoa, provincia de Satipo, Junín, sino que agrupa a las Mujeres Emprendedoras Pasiniro, quienes realizan labores paralelas a las de sus esposos, pero dándoles un valor agregado al kemito (cacao en idioma nativo).

Gladys Chimanga Shumpate, es la presidenta de esta asociación de mujeres emprendedoras que fueron organizadas por la Fundación AVSI, quienes desarrollan un proyecto en esta comunidad ligado al impulso de productos lícitos, que se desarrollan con fondos de la Unión Europea y la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), a través del Programa de Desarrollo Alternativo en Satipo (DAS).

-¿Cómo nace Mujeres Emprendedoras Apanosan?
Nosotras desde hace unos años atrás vimos la necesidad de poder generar recursos para nuestros hogares, algunas lo hacíamos de manera individual pero recién a partir de la intervención del AVSI en nuestra comunidad, comenzamos a impulsar de manera más notoria en los trabajos para ponerle un valor agregado a lo que producimos en nuestras parcelas, principalmente con el cacao; porque en todo estos años los compradores nos pagaban precios bajos y no alcanzaba para poder darles buena alimentación a nuestros hijos, menos educación de calidad, así fue que salimos decididos a todo para que nuestro producto tenga su real valor.

-¿A qué se dedican estas mujeres emprendedoras?
En el diario de nuestros quehaceres cada una de nosotros trabajamos en nuestras parcelas junto a nuestros maridos; podamos, cosechamos, injertamos, limpiamos; es decir, ahora ya no solo los hombres trabajan en la chacra, sino también nosotras, pero cuando tenemos que producir chocolates o pastas de cacao, para algún evento, todas nos reunimos y trabajamos con la selección de los mejores granos para procesarlos y tener un producto de calidad; algo que a diferencia de los varones, nosotras le damos un valor agregado a nuestros productos, porque nosotras no debemos depender del marido para salir adelante.

-¿Qué derivados del cacao ya comercializan?
La Fundación AVSI nos ayudó con pasantías y experiencias nuevas del tratamiento al cacao. Ahora sacamos pasta de cacao, néctares de cacao, jalea, y fusiones de la cascarilla. Tuvimos experiencias gratas en nuestras presentaciones en algunas ferias regionales y nacionales (Expo Yauris 2015), la ventaja es que nosotras ya sabemos cómo tener un cacao de aroma y sabor, porque aprendimos a tener un producto de calidad desde la cosecha y postcosecha, el secado y el tostado, es por ello que en este corto tiempo ya se viene conociendo positivamente nuestros productos Pasiniro.

______________________

Fuente: Inforegión

Artículos relacionados

Casos confirmados de COVID-19 en la Amazonía Peruana

https://www.caaap.org.pe/2020/COVID19/Agosto/Actualizacion-covid19--02-agosto.jpg

Ud. es el visitante N°

Facebook

Correo institucional CAAAP

Pin It on Pinterest