Megantoni. Sin médicos en el distrito más rico del Perú

En 2019 el Gobierno local de Megantoni, zona que acoge el corazón del megaproyecto Camisea, en la selva del Cusco, manejó más de 245 millones de soles. Es el distrito con mayor riqueza del Perú. Sin embargo, ha iniciado el ‘Año de la Universalización de la Salud’ sin un sólo médico a pesar de que le corresponden ocho. El abandono en materia de salud es un hecho. 

Atención de un caso de leishmaniasis, habitual en la zona, en la posta de Kirigueti. Foto: Archivo

Atención de un caso de leishmaniasis, habitual en la zona, en la posta de Kirigueti. Foto: Archivo

Beatriz García Blasco – CAAAP

13:30|08 de enero de 2020.- Hace unos días el presidente Martín Vizcarra anunciaba que, el 2020, será el ‘Año de la Universalización de la Salud’. Un anuncio que entre los profesionales médicos ha generado reacciones diversas: desde la esperanza porque en este 2020 se incrementen las partidas presupuestales para los Gobiernos Regionales en materia de salud y que, en consecuencia, también haya una mejor planificación desde la direcciones regionales de salud (y que se mejore la atención en los distritos más alejados del país), hasta quienes creen que todo quedará en un mero título, pues hace falta más que una denominación para llegar a la universalidad total. Ejemplos de este escepticismo encontramos, en la Amazonía más profunda, muchos.

Uno de los más resaltantes es el que se conocía hace pocos días. Megantoni, el llamado ‘distrito más rico del Perú’ por los millones que recibe por el Canon del Gas de Camisea (en 2019 su Gobierno local manejó 247 millones de presupuesto), se quedaba sin médicos ante la renuncia del único personal que todavía estaba laborando en la Micro-Red de Camisea, dependiente de la Red de Salud de la Convención. Según la norma, reconocía el director de esta Red, el Dr. Alexis Pro, le corresponden ocho para coberturar la salud de los moradores (indígenas matsigenkas, yines, asháninkas y otros en un alto porcentaje) que se asientan en diferentes comunidades y centros poblados no sólo del Bajo Urubamba en su sector del Cusco, sino de otros afluentes y quebradas como son los ríos Camisea, Picha o Mishahua, entre otros.

Pero, ¿por qué faltan médicos en la zona? Las autoridades locales, tanto políticas como comunales y de salud, atribuyen esto a “los bajos sueldos que en poco se diferencian de lo que percibe un médico en la ciudad” y, en base a este argumento, se estarían viendo alternativas de solución. “Por ejemplo, buscando bonos para aumentar los salarios”, afirmó el Dr. Pro en entrevista al personal de Imagen Institucional de la Municipalidad Distrital de Megantoni. Otra alternativa, manifiestan, sería negociar que las empresas gasíferas que están instaladas en la zona (Pluspetrol y Repsol principalmente) asuman estos complementos económicos y apoyen, de esta manera, al distrito. Para esto se ha programado una reunión a mediados de febrero ya que, indican desde Megantoni, la Municipalidad por ley estaría impedida de pagar, a pesar de que sí tiene presupuesto, sueldos del personal sanitario.

Alcalde de Megantoni, Daniel Ríos, regidores y gerente municipal pidieron ayuda, días atrás, a la Diresa Cusco y la Red de Salud de la Convención. Foto: Municipalidad de Megantoni

Alcalde de Megantoni, Daniel Ríos, regidores y gerente municipal pidieron ayuda, días atrás, a la Diresa Cusco y la Red de Salud de la Convención. Foto: Municipalidad de Megantoni

Según confirmó el director de la Red de Salud de La Convención, en estos días se lanzará el concurso para el personal sanitario que le corresponde a Megantoni para intentar cubrir el máximo de plazas posibles. “Debemos lograr dos médicos para Camisea e intentar fortalecer con otro profesional médico también el puesto de salud de la comunidad de Kirigueti, porque es un lugar de tránsito estratégico y mucha demanda”, reconoció el Dr. Pro. Sin embargo, aunque cerrar brechas en lo que a personal se refiere es importante, hay que recordar que la capacidad resolutiva tanto del puesto de salud de Camisea como de las postas que hay en otras comunidades del distrito es muy limitado, tanto por la falta de insumos técnicos como de especialistas de acuerdo a la categorización de estos establecimientos de salud.

Por eso, ante una emergencia las vías de evacuación son, sobre el papel, dos: evacuar a Lima (para ello hay que coordinar con PlusPetrol o Repsol para utilizar sus aeródromos y aviones que, a diario, van a Lima, así como los respectivos hospitales y profesionales de la capital) o evacuar a Quillabamba (algo que demora, desde Camisea o Kirigueti, prácticamente 10 a 12 horas por una complicada ruta fluvial y aérea). En la práctica, las comunidades que están más cerca de Ucayali a veces optan por pedir ayuda en el puesto de salud de Sepahua, también de baja capacidad resolutiva y con tan sólo uno o dos médicos, donde se trata de dar solución al problema aunque, de acuerdo a la norma, no sea el centro que correspondería a los habitantes de Megantoni.

Evacuación, hoy 13 de enero, de un paciente en el distrito de Sepahua. Se ha esperado bajo el sol por largo tiempo, hasta conseguir un motor. Foto: Radio Sepahua

Evacuación, hoy 13 de enero, de un paciente en el distrito de Sepahua. Se ha esperado bajo el sol por largo tiempo, hasta conseguir un motor. Foto: Radio Sepahua

Mencionar también que ese distrito aledaño, Sepahua (Ucayali) también cuenta con múltiples carencias. Aunque  a nivel humano cuenta con un médico nombrado que labora en la zona hace 20 años, el resto del personal médico es inestable y tampoco se suelen cubrir las tres plazas que corresponden. A nivel logístico, hoy mismo se acaba de presentar un inconveniente más al momento de trasladar una emergencia a la provincia de Atalaya al estar los motores malogrados. En conclusión, todo el Bajo Urubamba, la zona de impacto directo e indirecto del Gas de Camisea, presenta una deficitaria atención en salud que repercute, siempre, en los más pobres.

DATO. En la primera semana de enero el alcalde de Megantoni, Daniel Rios, los regidores Marlene Piñarreal y Edgar Piño, y el gerente general de la Municipalidad, Ing. Walter Oscar Bizarro Flores, se reunieron con el director de la Dirección Regional de Salud de Cusco,  Dr. Darío Navarro y el director de la Red de Salud de La Convención, Dr. Alexis Pro. Además de la falta de personal, hubo compromisos para construir y mejorar varios puestos de salud en el distrito de Megantoni.

ASPIRACIONES. De acuerdo a las características geográficas de la zona (que en parte justificaron la distritalización de Megantoni hace apenas cuatro años), las autoridades políticas están solicitando la creación de una Red de Salud para Megantoni (a la fecha es una microred dependiente de La Convención) para que, indican, se tenga mayor autonomía y capacidad de resolución, así como establecimientos de salud de mayor categoría que permita tener mejores equipamientos y más plazas asignadas de acuerdo a la norma del Ministerio de Salud.

1543 Leído en total 7 Lecturas hoy