Monseñor Pedro Barreto: El cardenal que habla fuerte contra la corrupción [VIDEO]

Sin temor. El obispo de Huancayo cree en una Iglesia “comprometida con la vida, las personas y el entorno natural”. Su presencia y voz le dieron aires de esperanza a la Iglesia católica en el Perú en este intenso 2018.

12:54|19 de diciembre de 2018.- Afable, sencillo y directo. Así es monseñor Pedro Barreto, obispo de Huancayo y desde junio último cardenal de la Iglesia por la anuencia del papa Francisco.

Afable, sencillo y directo. Así es monseñor Pedro Barreto, obispo de Huancayo y desde junio último cardenal de la Iglesia por la anuencia del papa Francisco.

“Estos seis meses se han pasado rapidísimo”, nos dice desde la casa de los jesuitas, en Miraflores, donde se hospeda. Estuvo en Lima para asistir a una reunión de obispos, y con las mismas retornó a su región.

Se siente agradecido con Dios y el Sumo Pontífice por la confianza que ha depositado en él, y por haber escogido a la Arquidiócesis de Huancayo, donde tiene casi 15 años, como sede del cardenalato, uno de los dos que por primera vez tiene el Perú. Insiste en que su designación fue “algo inesperado, y sobre todo inmerecido”. Refiere que hay otras personas que tienen más méritos para ejercer ese cargo, que nunca fue su meta. “Todo es gracia de Dios, que me pide un mayor servicio”, subraya.

Monseñor Barreto es conocido por su permanente defensa del medio ambiente y la Amazonía, “del cuidado de la casa común”, como lo llama el papa Francisco.

“Los últimos, como consideraban a los indígenas amazónicos, ahora serán los primeros, como ha dicho el Papa en su encíclica”, recalca Barreto, quien forma parte del consejo que prepara el Sínodo Amazónico, que se llevará a cabo el próximo año.

A sus 74 años, indica que continuará con esa tarea, porque la realidad no ha cambiado mucho. “Por ejemplo, la consulta previa a la exploración o explotación minera no se cumple. Tenemos un trabajo por delante muy grande y creo que hay mucha esperanza porque lo ambiental está unido a la justicia y a una sociedad con principios y valores irrenunciables, como poner en primer lugar a la persona humana. No hay que invertir esos valores”, apunta.

Se siente reconfortado porque no está solo en esa misión, pues otros obispos de las zonas amazónicos comparten la misma visión. “Mucho tenemos que aprender de nuestros hermanos indígenas amazónicos“, refiere, como su amor al territorio, su protección al agua, su diversidad cultural.

El bien de todos

El cardenal no se calla nada. Desde que se supo que ejercería este rango, los periodistas no han dejado de buscarlo y aprovechar hasta las misas que celebra para preguntar su opinión en temas políticos.

“He escuchado incluso de mis familiares que no debo meterme en política. Les explico que política es buscar el bien común de todos, no de un grupo. Un sacerdote no puede ser miembro de un partido ni pronunciarse por un candidato, pero sí tenemos la obligación moral de impulsar lo que ayude a todos, como el caso del referéndum”, señala.

Por eso habla fuerte contra la corrupción, venga de donde venga. Ha cuestionado a los congresistas que están de espaldas al pueblo, a los jueces y fiscales de los CNM audios, a los expresidentes que quieren huir de la justicia. “Nosotros, como Iglesia, y yo personalmente, no tenemos ninguna otra motivación que mirar a Jesús y hacer lo que él haría ahora en el Perú. No podría quedarse callado ante los problemas de las comunidades nativas como el derrame de petróleo, o cuando viene un extranjero y le dice que tres metros más abajo no es suyo. Es una Iglesia comprometida con la vida, las personas y el entorno natural”, sostiene.

El 12 de febrero del próximo año cumplirá 75 años y le tocará presentar su carta de renuncia como obispo. Lo que pase después, lo aceptará como todo lo que le ha tocado, con humildad y fe.

_____________________________

Fuente: La República

215 Leído en total 1 Lecturas hoy