REPAM sobre padre Carlos Riudavets: “Permaneceremos vigilantes para el esclarecimiento de su muerte”

Sentado y segundo desde la izquierda, Carlos Ruidavets llevaba casi 40 años trabajando en la zona. Foto: Vía REPAM

Sentado y segundo de izquierda a derecha, Carlos Ruidavets llevaba 38  años sirviendo en la zona. Foto: Vía REPAM

13:30|10 de agosto de 2018.- La Red Eclesial Panamazónica (REPAM) manifestó su solidaridad por el caso de la terrible muerte del padre jesuita Carlos Riudavets Montes, cuyo cuerpo fue encontrado esta mañana en su habitación del colegio Valentín Salegui, en el distrito de Imaza, provincia de Bagua, región Amazonas.

En una nota publicada en su página web, la REPAM destaca que el religioso “era muy querido por los ciudadanos de la zona, especialmente entre los miembros de las comunidades awajún y wampis.”

“La vida del P. Carlos en la misión jesuita amazónica, nos deja un legado de entrega, compromiso y responsabilidad”, agrega la red que articula la Iglesia en territorio amazónico, en nueve países.

Los móviles de la muerte de Riudavets Montes aún son desconocidos; ante ello la REPAM manifestó que permanecerá vigilante para el esclarecimiento del caso. Compartimos la nota a continuación:

En Solidaridad por la muerte del P. Carlos Riudavets sj.

La Red Eclesial Pan Amazónica – REPAM, expresa su profundo pesar ante el fallecimiento del sacerdote jesuita   P. Carlos Riudavets Montes quien ha sido encontrado sin vida esta mañana en su residencia del Colegio Valentín Salegui en Yamakentsa, distrito de Chiriaco, Provincia Bagua – Perú, en circunstancias aún no esclarecidas.

El P. Carlos Riudavets llegó al Alto Marañon en 1980 y era muy querido por los ciudadanos de la zona, especialmente entre los miembros de las comunidades awajún y wampis.  Hace 40 años su misión ha estado al servicio de la Amazonía peruana con los pueblos originarios, tenía 73 años de edad y dirigía el colegio de Fe y Alegría en la comunidad nativa Yamakaientsa en Imaza.

Su deceso ha sido marcado por circunstancias violentas y unidos en solidaridad, nos sumamos al pedido de que las autoridades competentes investiguen y se den respuestas a estos hechos.

La vida del P. Carlos en la misión jesuita amazónica, nos deja un legado de entrega, compromiso y responsabilidad. Un servicio de amor compartido y vivido junto a los pueblos originarios, con quienes se forjaron proyectos de futuro, que serán continuados por quienes han emprendido la labor educativa junto a él.

La REPAM manifiesta su dolor frente a esta pérdida y hace eco de la expresión de toda una comunidad que ahora llora su ausencia. Confiados en el Dios de la vida y la esperanza de la resurrección, nos unimos solidariamente en este momento a su congregación jesuita, sus compañeros y compañeras de misión y su familia y permaneceremos vigilantes para el esclarecimiento de su muerte.

__________________
Fuente: REPAM

 

299 Leído en total 2 Lecturas hoy