A 26 meses del derrame en Cuninico el Estado no brinda debida atención a afectados

Una gruesa capa de petróleo cerca de la comunidad kukama de Cuninico en Loreto. Imagen de Barbara Fraser captada unas semanas después de ocurrido el derrame.

Una gruesa capa de petróleo cerca de la comunidad kukama de Cuninico en Loreto. Imagen de Barbara Fraser captada unas semanas después de ocurrido el derrame.

– A través de una medida cautelar presentada el lunes, piden implementar estrategia que priorice la atención de niños, niñas, mujeres gestantes y adultos mayores.

A 26 meses de ocurrido el derrame de más de dos mil 500 barriles de petróleo del Oleoducto Norperuano cerca de la comunidad nativa de Cuninico, en Loreto, la actuación del Estado peruano expresada en, entre otras acciones, atención médica y entrega de alimentos para los afectados, no se realiza de forma adecuada.

Ante esta situación, representantes de comunidades donde se ha logrado comprobar la contaminación por petróleo como son Cuninico, Nueva Esperanza, Nueva Santa Rosa y San Francisco, presentaron una medida cautelar ante el Juez de Nauta solicitando el cumplimiento inmediato de acciones como el diseño y la implementación de una “Estrategia de salud pública de emergencia” para los afectados.

La elaboración de dicha estrategia deberá estar a cargo del Ministerio de Salud, la Dirección General de Salud y la Dirección General de Epidemiología, y debe incluir un programa de atención médica, así como de vigilancia epidemiológica ambiental y sanitaria.

Asimismo, la estrategia debe priorizar, señala el documento suscrito por líderes de las cuatro comunidades, la atención de niños, niñas, mujeres gestantes y adultos mayores; y se debe ejecutar con la participación de las organizaciones indígenas que actúan en la zona.

Cabe precisar que el Instituto Nacional de Salud (INS), que forma parte del Ministerio de Salud, ha encontrado metales pesados en las poblaciones de las comunidades de Cuninico y San Pedro, esta última afectada por un derrame de crudo ocurrido en noviembre de 2014.

De un total de 600 habitantes de Cuninico y 200 habitantes en San Pedro, se tomaron 129 muestras de sangre para el dosaje de plomo y 126 muestras de orina para el dosaje de arsénico, cadmio y mercurio, todas ellas sustancias altamente peligrosas para la salud de las personas.

Para el caso de Cuninico, el INS encontró para junio de este año que 73 personas (67 por ciento de la muestra) presentaban mercurio en la sangre por encima de los rangos normales. De otro lado, se halló que 71 personas de esta misma comunidad presentaban cadmio en niveles superiores a lo admitido por los organismos internacionales de salud.

En otro punto de la medida cautelar, admitida el lunes 8 de agosto, las comunidades también exigen se ordene a Petroperú, empresa a cargo de las operaciones del Oleoducto Norperuano, suministrar agua potable y alimentos a las comunidades nativas afectadas por el vertido de petróleo.

Vale señalar que la elaboración del documento contó con la asesoría legal del Vicariato de Iquitos, el Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP), el Instituto de Defensa Legal (IDL). Asimismo, la acción contó con el apoyo permanente de la Parroquia Santa Rita de Castilla y Radio Ucamara.

Síguenos en Facebook

1286 Leído en total 1 Lecturas hoy