Indígenas de Perú siguen amenazados por presuntos asesinos de sus líderes

Foto: Internet

Foto: Internet

La comunidad de indígenas peruanos Alto Tamaya-Saweto, situada en la Amazonía y cerca de la frontera con Brasil, continúa amenazada por los madereros ilegales que presuntamente asesinaron a cuatro de sus líderes hace más de un año, aseguró hoy a Efe su nueva líder, Diana Ríos, hija de uno de los asesinados.

Ríos denunció que los familiares de Eurico Mapes, encarcelado de manera preventiva mientras se investiga su presunta autoría en la muerte de los nativos, continúan viviendo y talando de manera ilegal dentro del territorio de la comunidad indígena, de etnia asháninka.

La líder indígena, de 23 años, explicó que por temor a nuevos asesinatos de miembros de la comunidad no se atreven a echar a los intrusos de su territorio, a pesar de que ya tienen el título de propiedad de esas tierras, obtenido en agosto tras más de doce años de arduos trámites.

“Seguimos amenazados, tanto la comunidad como las autoridades encargadas de registrar las incidencias y gestionarlas. Nuestra vida no está segura. No es suficiente tener título. Necesitamos seguridad porque dentro de nuestro territorio siguen caminando los mismos delincuentes”, advirtió.

Ríos lamentó que la investigación del asesinato siga paralizada por falta de recursos y afirmó que los madereros ilegales que persisten en Saweto son además requeridos por las autoridades brasileñas por tala ilegal.

La joven asháninka lamentó que el puesto de la Policía situado en el caserío de Putaya, muy cerca de Saweto, “continúa sin hacer su trabajo de vigilar quiénes pasan por el río y comprobar si la comunidad tiene amenazas”.

“Necesitamos una seguridad como nos corresponde por ser zona fronteriza (con Brasil), con patrullas por los ríos. Eso lo puede hacer los guardacostas (de la Armada), más instruidos en el medio que los policías”, dijo Ríos.

La nativa indicó que de toda la ayuda ofrecida por el Gobierno tras la muerte de su padre y de sus compañeros solo se ha puesto en marcha la construcción de un tambo (albergue) que tendrá internet, y un programa del Ministerio de Vivienda para que cada familia tenga una casa conforme a las costumbres de la comunidad.

Ríos valoró su paso por la vigésimo primera cumbre mundial del cambio climática de Naciones Unidas (COP21), celebrada en diciembre en París, donde pudo exponer el caso de Saweto junto al actor estadounidense Alec Baldwin.

“Me he dado cuenta de que hay muchos apoyos para los pueblos indígenas, pero nuestra lucha es inútil si se continúa contaminando. Tenemos que hacer alianzas con otros pueblos indígenas y con el resto de la sociedad”, deseó Ríos.

“Nunca voy a dejar lo que mi papá ha sido. Creo que él no me ha dejado y me cuida allí dónde voy. Eso me da más valor y me fortalece para seguir adelante”, añadió.

Los líderes de Saweto Edwin Chota, Jorge Ríos, Francisco Pinedo y Leoncio Quincisima, asesinados a inicios de septiembre de 2014, obtuvieron en noviembre de ese año el premio anual al desempeño en la defensa de los derechos humanos y el medioambiente, que otorga la Fundación Alexander Soros, y que recogió Diana Ríos en Nueva York.

La comunidad Alto Tamaya-Saweto se encuentra en una de las zonas más aisladas y remotas de la Amazonía peruana, a un día de travesía fluvial en deslizador o a cuatro días en bote de Pucallpa, capital de la región selvática de Ucayali, ubicada a su vez a 840 kilómetros al este de Lima.

________________________

 

1068 Leído en total 3 Lecturas hoy